Cuento educación ambiental bosque Sotenibilidad ODS

Los problemas medioambientales hacen que sea imprescindible trabajar de manera urgente en educación ambiental. Gran parte de la humanidad se ha alejado de la naturaleza en los últimos 50 años. Las personas ya no poseemos los conocimientos sobre el medio natural que poseían las generaciones de nuestros mayores y las que les precedieron. No tener el entorno natural a nuestro alcance impide «convivir con él » y esto dificulta su comprensión y, con ello, el deseo de preservarlo.

Si las personas en estas dos o tres últimas generaciones se han alejado del medio natural, es necesario volver a acercarnos a él para poder conocerlo, de este modo podremos amarlo y como consecuencia defenderlo. No se puede amar lo que no se conoce ni defender lo que no se ama. Reconectar con lo natural debe de hacerse desde edades tempranas, así es posible que haya generaciones más amables con nuestro planeta en el futuro. Por eso, presentamos la segunda edición, ampliada, de El arbolito que quería crecer, para ayudar a la educación ambiental en edades tempranas desde los centros educativos.

Los cuentos han sido, a lo largo de la historia, un pilar fundamental en la transmisión del conocimiento, ya sean contados o leídos, llevan a los lectores a una experiencia y a vivencias a través de los personajes. Eso hace que los temas tratados en las historias sean más cercanos, y por lo tanto, más fáciles de asimilar. Las eco-lecturas se convierten en un buen método de acercamiento de la juventud al medio natural, asíaumenta la comprensión sobre el funcionamiento y las conexiones en el medio ambiente.

Entonces: ¿cómo introducir las eco-lecturas en los centros escolares? La iniciación debe ser progresiva y, a su vez, dividirse en etapas con diferentes objetivos. Es necesario una adaptación al grupo de edad. En edades tempranas, tanto infantil como primer ciclo de primaria, son recomendables las eco-lecturas que hablen del medio ambiente y ayuden a comprenderlo y valorarlo, sin tener que hablar de los problemas que existen en él, simplemente mostrando buenos hábitos. Comencemos enseñando como funciona la naturaleza y nuestra relación con ella.

eco-lecturas centros educativos

Imagen: ilustración de Marina Pinilla, para la segunda edición (Foto: Natura y Cultura).

 

Desde la editorial La Orquídea de Darwin, con El arbolito que quería crecer, un libro adaptado a los pequeños, abrimos una ventana para concertar y aprender sobre el bosque y la importancia que tiene para las personas. Es un cuento que genera emociones, y ya sabemos que:

 «El manejo de nuestras emociones puede ser un factor tan decisivo, o más, que el coeficiente intelectual, ya que es necesario educar las emociones para hacernos conscientes y sensibles de lo que ocurre a nuestro alrededor» (Goleman, 2011).

En palabras de Daniel Goleman, es importante educar en emociones «para hacernos conscientes y sensibles a lo que ocurre en nuestro alrededor». Este es el motivo que hace importante trabajar a través de las eco-lecturas, aportan conocimiento y generan emociones, lo que lleva a tener vínculos positivos con el planeta y los seres que lo habitan. Esta sería la primera fase de la educación ambiental tal como plantea José Antonio Corraliza, catedrático de Psicología Ambiental de la Universidad Autónoma de Madrid.

El arbolito que quería crecer es un libro dirigido a infantil y primer ciclo de primaria. Cuenta la historia de un pequeño árbol que desea crecer para ser admirado por las personas que visitan el bosque —todos los niños quieren ser mayores—. Los lectores descubrirán la importancia de los árboles y del bosque en el equilibrio natural, aprenderán que es útil para las personas, pero haciendo uso racional de sus recursos. Se trata deuna bonita historia donde nuestro protagonista pasará por diversas emociones haciéndonos participes de ellas. Gracias a un hada, el arbolito será capaz de valorarse así mismo y, a la vez, valorar el entorno que le rodea. Finalmente, la historia nos ayuda a descubrir que la lectura nos hace diferentes, que gracias a ella, conoceremos mejor nuestro entorno y lo conservaremos.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

X